" />

¿Cómo hemos llegado aquí?

Cada caminante sigue su camino. Y a veces esos caminos se cruzan y otras veces se unen. Assentire es uno de esos nodos en los que varios caminos personales y profesionales se hacen uno mucho más robusto y prometedor.

Aquí estamos y lo sentimos como un gran proyecto vital, más que meramente profesional. 



Iñaki Vélaz.

Como todas las buenas historias, ésta tuvo un gran comienzo: la cigüeña me dejó en Bilbao. El resto ya ha sido muy fácil. Una infancia feliz a orillas del Nervión y una adolescencia inquieta, que terminó conmigo en las aulas de la facultad de Filosofía. Curiosamente entre filósofos se despertó mi interés por las empresas y las organizaciones. Tuve la suerte de encontrar un gran maestro que me dirigió una tesis sobre la motivación humana. Luego vinieron veinte años de clases en distintas ciudades y universidades: Pamplona, Bilbao, Vigo, Montreal, Barcelona… En cuanto me fue posible, comencé a compaginar docencia y consultoría, con el reto de promover el humanismo empresarial y pasar de las ideas a la acción. Más tarde llegó el regalo de Assentire, un oasis en el que espero permanecer para siempre jamás.